miércoles, 12 de enero de 2011

La felicidad es el sentido y la finalidad de la vida. ¿Que están haciendo las empresas?.



El título de este articulo es parte de una frase adjudicada a Aristóteles " La felicidad es el sentido y la finalidad de la vida, el objetivo y el fin último de la existencia humana". Una idea que puede resultar tema de debate para muchos ya que el fin último de nuestra existencia puede ser la trascendencia espiritual, la educación de los hijos, el hacer felices a otros, el vivir bajo el sentido de su Dios, ser una buena persona, etc. Pero hay un denominador común en todas esas cosas, la felicidad que ello provoca si tenemos éxito en nuestro propósito. 
El buscar y encontrar la felicidad debería ser un tema de ocupación (no preocupación) diaria, tanto es así que muchas empresas ya han comenzado, desde hace unos pocos años a abordar el tema, ya no solo se habla del clima laboral, sino que directamente de la felicidad de las personas dentro de la empresa. Un caso concreto en Chile es Banco Estado Microempresas (BEME), que en el año 2006 creo la sub-gerencia de felicidad, con una sub-gerente de felicidad, no un mero cargo nominal sino que integrado a los procesos de gestión de personas dentro del banco y como parte de un modelo de gestión de excelencia. Y el año 2007 generan la consolidación de la vida laboral - familiar y personal. 
Resultado de estas acciones el año 2006: logran el Premio iberoamericano a la calidad, el 5º lugar en el Great Place to Work (GPTW) en Chile y el 4º lugar en la mejor empresa para padres y madres en Chile. El 2007: Premio Asia Pacífico de la calidad, 3º lugar en GPTW en Chile, 1º lugar en mejor empresa para padres y madres y aparece dentro de los 100 mejores en GPTW Latinoamérica. El 2008: 1º lugar en GPTW en Chile, top five en GPTW en Latinoamérica y 2º lugar para mejor empresa para padres y madres. El 2009: siguen los premios, pero es destacable ya a nivel latinoamericano, la mejor empresa GPTW Latinoamérica en la dimensión respeto. En 2010 sigue apareciendo en los primeros lugares de los rankings locales y de Latinoamérica.
Pero los premios no son lo más importante, para la empresa es que los resultados año a año en ventas son mejores, sobrepasando las metas, además tienen trabajadores contentos en un excelente ambiente laboral, y  para las personas un ambiente de trabajo no solo en el que se pueden realizar profesionalmente, sino que además contribuye en el proceso de felicidad personal.
Acciones concretas que se desarrollan a partir de esta sub-gerencia de felicidad son la puesta en marcha de una matriz de escucha, que tiene por objetivo estar en sintonía con lo que el cliente interno requiere y lograr una participación adecuada en pos de una  mejor calidad de vida.  Este pequeño cambio como muchos otros, requiere sin duda el total compromiso de la alta gerencia. Ellos mismos plantean que esta no es una meta, sino que un camino, ya que esto requiere de un cambio cultural.
Otro ejemplo de la preocupación de este tema fue la realización del 45º Congreso de AEDIPE (Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas) de junio de 2010 en La Coruña , España, que se llamo: " La felicidad en el Trabajo, clave de la competitividad y la sostenibilidad". Y dentro del programa hubo temas como:  Valor añadido a la empresa por el enfoque “felicidad en el trabajo”, ¿Podemos medir su impacto en la cultura de empresa?, ¿Hay correlación entre “felicidad en el trabajo”, resultados empresariales y satisfacción de las personas?,¿Cómo comunicar este enfoque a accionistas y clientes?. Sin duda, un avance a nivel de empresarios y directores de empresas.
A nivel académico también se están generando cambios, y llama profundamente la atención que una de las clases más populares en Harvard, con más de 1.000 inscritos año a año es la que dicta Tal Ben-Shahar (Psicología Positiva), autor del libro "Ganar Felicidad", y que apunta a mejorar la calidad de vida. El plantea: "la rentabilidad que quería para mis alumnos no tenía forma de riqueza material ni de éxitos y reconocimientos, sino de lo que para mí constituye el bien o la moneda más valiosa del mundo, el fin al que llevan todos los demás fines: la felicidad".
Ojalá se sigan repitiendo estas 3 experiencias que he dado de ejemplo, que por cierto hay muchas más, seguiremos debatiendo con este tema, ya que la felicidad le da sentido a la vida y el primero en elegir ese camino es uno mismo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada